Liquidación de divisas: Una medida desafortunada para los freelancers y emprendedores de SBC

Economía y empresas Por Maximiliano Paulin
Los SBC son unas de las formas de exportación de mayor valor agregado ya que generan empleo, impulsan la innovación y el desarrollo tecnológico del país y son una gran fuente de ingreso de divisas.
helloquence-5fNmWej4tAA-unsplash
SBC

Como contamos en la columna anterior, el presidente Mauricio Macri y del ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, anunciaron un par de semanas atrás, y como consecuencia de la corrida que se presenta contra nuestra moneda luego del abultado resultado de las elecciones primarias de agosto, un paquete de medidas que tienen como objetivo lograr la estabilidad del precio del dólar y proteger a los pequeños ahorristas, y de esta forma cuidar el precio de la moneda para que la gente no siga perdiendo el poder adquisitivo de su salario en este contexto de volatilidad e incertidumbre electoral. 

En particular, y en lo que queremos hacer hincapié, las empresas exportadoras deben, a partir de ese anuncio, liquidar los dólares producto de sus ventas a los 5 días de haber realizado la transacción. Pero la nueva normativa incluye a los exportadores de servicios basados en el conocimiento (SBC), sin “mínimo imponible alguno”. A diferencia de lo que sucedía antes, con el control de cambios, los profesionales que venden sus servicios al exterior ya no reciben los pagos en dólares automáticamente en sus cuentas bancarias, sino que estos quedan en stand by hasta que realicen un trámite autorizando su pesificación.

Los SBC son unas de las formas de exportación de mayor valor agregado ya que generan empleo, impulsan la innovación y el desarrollo tecnológico del país y son una gran fuente de ingreso de divisas. Están integrados principalmente por servicios contables, legales, arquitectura, ingeniería, audiovisual, publicidad, informática, investigación y desarrollo, consultoría y servicios empresariales. 

Todo esto tiene su fundamento en la comunicación "A" 6770 del Banco Central que establece que"los cobros de exportaciones de servicios deberán ser ingresados y liquidados en el mercado local de cambios en un plazo no mayor a los 5 (cinco) días hábiles a partir de la fecha de su percepción en el exterior o en el país, o de su acreditación en cuentas del exterior". Inicialmente, todos entendimos que esto impactaba solamente en las grandes empresas exportadoras, pero la obligación rige corre independientemente del monto que se perciba.

Consultamos a un joven emprendedor de SBC de nuestra ciudad, Matías Secchi, quien también escribe en este portal y esta fue su opinión: “Desde lo operativo, si bien no es un gran problema, es un trámite que no debería estar. Hasta hace un año atrás, cuando nos ingresaba dinero a la cuenta desde el exterior por una venta, para que nos liquiden los dólares debíamos hacer todo un papeleo en los bancos, lo cual demoraba el proceso varios días. En nuestro caso eran operaciones de cuatro mil, cinco mil dólares. Operaciones por montos tan pequeños como estas deberían estar exentas de realizar estos trámites imitando la lógica por ejemplo de los montos establecidos para los  derechos de exportación. Todo lo que sea más burocracia desincentiva la formalidad y la aparición de pequeñas empresas y el Estado aquí sí debería tener un rol protagónico para facilitar las operaciones del sector privado que es el que genera riqueza y empleo genuino y no provocar un efecto contrario. Estas son medidas que restan, no suman para nada al joven emprendedor que está surgiendo."

 Y en palabras de Luis Galeazzi, titular de Argencon (una entidad conformada por empresas prestadoras de SBC, relacionadas con los mercados externos): "Esto destruye parte del ecosistema porque en servicios hay mucha empresa chica y freelancers. Hay medidas que se pueden tomar en un rango de empresas, pero cuando vas bajando en la pirámide tenés que tener cuidado porque sino incentivas la informalidad". 

Lo más razonable es que el Gobierno Nacional y el Banco Central, comuniquen una nueva medida en la cual queden exceptuadas aquellos emprendimientos y empresas que facturan menos de US$600.000 al año, como en el resto de los rubros exportadores.

Maximiliano Rodríguez Paulin es licenciado en economía, se desempeñó varios años en el mercado financiero local y las finanzas privadas. Actualmente, es concejal electo de Paraná para el período 2019-2023 por el frente Juntos por el Cambio.

 

Te puede interesar